Bodegas Granbazán, la esencia del Valle del Salnés

A finales del siglo XX, el albariño ya era un mito gracias tanto al canto de los poetas como a la sed y fe de los cambadeses. Los vinos elaborados a partir de la uva albariña eran muy valorados y solo se bebían en ocasiones especiales. Pero su consumo y distribución era una oscurantista aventura necesitada de guía y recomendación. Las botellas carecían de etiqueta y las pequeñas bodegas familiares, a pesar de sus desvelos, no contaban con los medios ni los conocimientos necesarios para ofrecer unos vinos fiables y estables.

Granbazan

Fue en ese contexto cuando en 1981 se fundó Granbazán en Tremoedo, en el corazón del Valle del Salnés, acometiendo el ambicioso proyecto de lograr unos vinos capaces de contener de manera fiable las privilegiadas condiciones climáticas que tenían lugar en aquellas tierras y que daban como resultado un vino Albariño único en el mundo.

Granbazan

Desde el principio fueron inquietos e inconformistas: desarrollaron un singular packaging con botellas personalizadas, pusieron el máximo empeño en la plantación y el cuidado del viñedo, envejecieron el primer albariño en barricas de roble francés… y crearon una completa gama de vinos con personalidades diferentes a partir de una misma uva, contribuyendo activa y decididamente a la revolución agroindustrial más relevante de la historia de Galicia, la que llevó a los vinos amparados por la Denominación de Origen Rías Baixas a codearse entre la élite de los vinos blancos del mundo.

Granbazan
Granbazan

Desde Granbazán fueron pioneros en este proceso. Y lo han sido de nuevo apostando de forma firme y decidida por el enoturismo desde un momento en el que apenas se había desarrollado en la zona, convirtiéndose en un referente para la transmisión de la cultura del vino en Galicia.

Un lugar para el goce de los sentidos

Quien se acerque a la bodega Granbazán descubrirá un precioso edificio neoclásico cubierto de azulejo azul de marcada influencia indiana, nadando en un mar de viñedos de uva albariña. Es el corazón de la oferta enoturística de la bodega, con 14 hectáreas de parras que invitan a perderse en un paseo relajante ideal para desconectar.

Granbazan

Una experiencia que desde la bodega complementan con visitas guiadas, catas degustación, propuestas de maridaje con sus vinos… Han convertido su finca en un espacio ideal para disfrutar de la fusión entre la cultura del vino y la mejor gastronomía autóctona, productos de calidad cocinados con mimo y con la garantía de excelencia que ofrece su equipo de cocina.

Granbazan
Granbazan

La bodega también organiza sesiones de música en directo, catas temáticas con quesos y conservas… Y ofrece paquetes combinados para combinar la visita a la bodega con rutas marítimas por la ría, excursiones a las islas Ons… Un gran número de opciones para todos los públicos, pero por si se quedaran cortas también ponen a disposición del público su experimentado “Departamento de Enoturismo”, ofreciendo a los visitantes un servicio personalizado.

Espacios modernos y funcionales para eventos inolvidables

El marco que componen los alineados viñedos junto con el bello complejo arquitectónico convierte a Bodegas Granbazán en una opción atractiva y singular para todo tipo de eventos, desde bodas a reuniones de empresas.

La bodega ofrece espacios modernos y funcionales, personalizables para adaptarse a cada evento concreto. Destaca la plaza principal, un espacio exterior con vistas directas al viñedo que se convierte en un lugar idóneo para un cóctel, recepciones o incluso exposiciones de productos o actividades de team building.

Granbazan

Entre los espacios interiores sobresale el gran salón de 500 metros cuadrados, diáfano con luz natural y vistas al viñedo. Un espacio de gran carácter por sus maderas nobles en suelos y techos, propicio para la celebración de banquetes de bodas, eventos familiares, sociales y empresariales. Cuenta con todo el equipamiento e instalaciones necesarias para poder ofrecer un magnífico servicio, capaz de atender la más exigente demanda.

Granbazan

Los vinos de Granbazán

Vayamos de visita o invitados a algún evento, no podemos dejar la bodega sin probar alguno de los vinos de Granbazán, desde donde ofrecen una gama compleja, trabajando sin pausa para desarrollar nuevos proyectos, tratando de identificar el potencial de cada micro-parcela y realizar vinificaciones mínimamente invasivas para poner en valor el terroir.

Granbazan

Como punto de partida, la bodega trata de captar la esencia de los vinos del valle del Salnés: 100% albariño fruto de la mejor selección clonal de Galicia y de grano pequeño, influencia Atlántica, 100 m. sobre el nivel del mar, suelo granítico, orientación al naciente y profundas raíces.

Desde esa premisa nacen vinos tan emblemáticos como el Granbazán Etiqueta verde, un albariño de corte clásico donde predominan los aromas cítricos y de manzana verde, con una fresca acidez, seco, y un posgusto con recuerdo salino. O el Contrapunto, un albariño joven y fresco, fácil de entender, con un punto de azúcar residual y una chispeante acidez.

Granbazan

O por supuesto el Limousin, pionero de los albariños envejecidos en roble francés que durante las últimas cosechas ha ido depurando su técnica de elaboración hasta lograr un vino con un perfecto equilibrio entre madera y fruta. Las uvas proceden de la parte más alta de la finca de Tremoedo, con muy bajos rendimientos, donde se han hecho podas en verde, deshojado y largas maceraciones de los mostos para incrementar la vida de un vino brillante, untuoso en boca, fresco de final seco, con una retronasal muy varietal con toques especiados y muy larga persistencia.

Son solo algunos ejemplos de la amplia gama de Granbazán, mejor quedarse unos días por la zona si queremos asegurarnos de probarlos todos… ¡Merecen la pena!