Galicia, naturalmente única

Marcos González Penín
Fotografía y vídeo: Pío García

En el extremo noroeste de la península ibérica encontramos una tierra diferente, famosa por sus verdes bosques y sus interminables costas, por su excepcional gastronomía y por la hospitalidad de sus habitantes. El fin del mundo para los romanos, la meta del camino que vertebró Europa… Busques lo que busques, probablemente lo encontrarás en Galicia. 

Más de 1500 kilómetros de costa

Galicia es la comunidad española con mayor longitud de costa, más de 1500 kilómetros que dan para mucho. Probablemente te suenen sus famosas Rías Baixas, con sus relajantes playas, las impresionantes Islas Cíes y Ons… Sin duda es uno de sus mejores destinos para quienes vengan buscando playa, pero no es el único, Galicia tiene suficientes arenales dispersos por toda su costa como para que todos consigamos escapar de la masificación y encontrar nuestro particular trozo de paraíso. 

A lo largo del litoral, las playas se alternan con sobrecogedores acantilados, que en algunos casos pueden presumir de ser los terceros más altos de toda Europa. Destacan los de Loiba o San Andrés de Teixido, o los que presiden la singular playa de Las Catedrales en la Mariña Lucense. Y por supuesto, todo el litoral está repleto de pintorescos pueblos marineros, donde podremos descubrir las artes de la pesca y del marisqueo, degustar los frutos de los mares y conocer comunidades moldeadas en torno a todo lo que ofrece el Atlántico. 

Un interior a la altura

La única pega que se le puede sacar a la costa gallega es que en ocasiones eclipsa a los recursos del interior, los bosques, montañas y valles que cubren una comunidad que es sinónimo de naturaleza. Muchos acuden a esta tierra en busca de paisajes tranquilos, de un rural infinito que todavía conserva parte del ritmo y las costumbres de otro tiempo, de lugares perfectos para desconectar y reencontrarnos con el mundo natural. 

Un mundo que se nos presenta de muchas formas diferentes. Si vamos a la Ribeira Sacra descubriremos los abruptos cañones del Sil. En las Fragas del Eume nos adentraremos en uno de los bosque atlánticos mejor conservados de Europa. En las montañas del Courel nos sorprenderá un destino geológico de gran importancia, con “devesas” de una riqueza y diversidad botánica incomparable… Galicia tiene opciones para todos los gustos. 

Un lugar para peregrinar

Aunque para muchos la joya de la corona es el Camino de Santiago, esa ruta de peregrinaje que ayudó a vertebrar Europa y tiene en Galicia sus últimos compases, sea cual sea la variante que escojamos y el motivo por el que decidamos emprender camino. 

El Camino de Santiago francés: O Cebreiro

Un itinerario que no decepciona a nadie, que gana vitalidad según pasan los años y que nos brinda una gran oportunidad para conocer con calma y ritmo pausado la belleza y los recursos del interior de Galicia. 

Un patrimonio infinito

Al final del camino nos espera Santiago de Compostela, cuyo centro histórico es uno de los lugares gallegos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No es el único, también ostentan la declaración el propio camino, la muralla romana de Lugo y la Torre de Hércules de A Coruña. 

Catedral de Santiago

Pero más allá de estos hitos, toda la comunidad está plagada de elementos patrimoniales de interés. La lista sería interminable, pero desde luego nuestra visita a Galicia no estará completa si nos marchamos sin visitar alguno de sus antiguos castros, como el de Santa Tegra, San Cibrao de Las o Baroña; y alguno de sus múltiples monasterios, entre los que destacan el de Oseira, Armenteira o Carboeiro.

Una tierra para disfrutar

No importa si nos decantamos por la costa o por el interior, si llegamos caminando, en AVE o por uno de los tres aeropuertos gallegos… Lo que descubriremos sí o sí es la excelente y variada gastronomía gallega, respetada en toda España por la calidad de su materia prima. Pescados, carnes, mariscos, todo tipo de vegetales… con preparaciones populares dentro y fuera de nuestras fronteras como el pulpo á feira, el cocido, la empanada…

Vendimia - Cabo do Mundo - Ecomuseo de Arxeriz

Galicia puede presumir de poseer 34 denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas en el ámbito agroalimentario, que van desde el queso, los pimientos, la carne de ternera… Y por supuesto los vinos, con blancos y tintos amparados por cinco denominaciones bien diferenciadas.

Camino de Santiago

Pero además de comer, Galicia se revela como un destino ideal para el senderismo, el turismo activo, el termalismo, la tranquilidad del rural y la algarabía de sus ciudades… Busques lo que busques, probablemente lo encontrarás en Galicia. 

Puede que te interese también Que ver en Santander: 10 lugares imprescindibles que visitar