Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria


Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, reportaje con fotografía de Pío García

Cantabria es uno de los mejores lugares de nuestro país para hacer turismo arqueológico. De hecho, es una de las provincias más ricas de España en lo que se refiere a este legado histórico. Según la carta arqueológica de Cantabria, que recoge en su base de datos todos sus hallazgos, la región cuenta con 1.400 yacimientos.

Aquí se incluyen construcciones y estructuras prehistóricas, así como de la época romana y de la Edad Media. Poblados, cuevas, ruinas, necrópolis y manifestaciones de arte rupestre. Complejos arqueológicos tan ricos como el de La Garma, El Castillo, El Pendo o la célebre cueva de Altamira, cuya réplica se puede visitar en la localidad de Santillana del Mar.

El MUPAC

El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) es un moderno espacio de cultura que se creó con vocación de enseñar y divulgar el rico legado arqueológico, vertebrado por las nuevas tecnologías. Se trata de un museo autonómico, acogedor de todos los restos arqueológicos que se han hallado en la Comunidad de Cantabria con más de dos mil metros cuadrados para viajar a la historia antigua de esta región.

Su ubicación final, junto al Paseo Pereda, en las dependencias del Mercado del Este, ha sido la crónica de una ajetreada mudanza de casi ochenta años. Fue creado en 1926 y a su inauguración asistió el entonces rey Alfonso XIII. Su primera sede estaba en el Instituto de Santander, pasando en los años 40 al Palacio de la Diputación Provincial. Allí permaneció hasta 2009.

Tras constantes reformas y ampliaciones del espacio, se trasladó al Mercado del Este de manera provisional. Finalmente, después de barajar diversos emplazamientos, el mercado ha sido su sede definitiva con una considerable ampliación y remodelación. El actual museo alberga piezas pertenecientes al antiguo Museo de Prehistoria con otros hallazgos actuales, recogiendo así una colección de más de tres mil piezas.

En sus salas contemplaremos restos descubiertos por arqueólogos pioneros como Sáenz de Sautuola o Lorenzo Sierra y excavaciones patrocinadas por el Instituto de Paleontología Humana de París. Un gran legado histórico con un rico patrimonio que abarca más de 34.000 años.

Que ver en el MUPAC

En nuestra visita al museo, encontramos variadas áreas temáticas que corresponden a cada una de las épocas de la Prehistoria y de la historia de Cantabria. Un itinerario que recorremos de manera cronológica, siguiendo la línea desde la prehistoria hasta la época medieval.

Las salas que recogen estas muestras exhiben distintas piezas arqueológicas, escenografías que recrean el período y un abundante material didáctico que nos informa sobre cada pieza y momento histórico-arqueológico. Cada ambientación escenográfica es primordial para situar cada pieza en su contexto y que entendamos de qué manera vivían las personas que utilizaban los objetos que podemos ver.

Experiencia interactiva

Asimismo, el MUPAC también se caracteriza por ofrecernos una moderna experiencia interactiva mediante el uso de pantallas digitales, paneles y vídeos. De manera virtual visitaremos una antigua casa romana o nos introduciremos bajo un dolmen de un túmulo megalítico.

Podemos recorrer el museo contemplando sus cuidadas ambientaciones como un paseo por la historia, pero también podemos sumergirnos de manera más profunda por la cantidad de información de da pieza, período o yacimiento que se exhibe.

Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria: las colecciones del Museo

El MUPAC acoge una de las más completas colecciones europeas de útiles y muebles del Paleolítico Superior. Sus piezas pertenecen a importantes yacimientos como los de El Castillo, un conjunto de cuevas en Puente Viesgo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2008 por su riqueza artística rupestre.

El Pendo

También destaca el Pendo, otro yacimiento declarado Patrimonio de la Humanidad. Descubierto en 1878, su estudio y descubrimientos han sido claves para aportar información sobre la evolución humana del hombre de Neandertal y del Homo sapiens.

También aparece la cueva del Mirón, un importante yacimiento de carácter paleoantropológico que data de 1903. Su descubrimiento alcanzó una gran relevancia entre la comunidad científica, pues permitió descifrar información sobre los asentamientos humanos de la zona cantábrica de finales del Paleolítico Superior.

Y, sin duda, restos de la cueva de Altamira, el primer lugar del mundo en el que se descubrieron restos de arte rupestre del Paleolítico superior. Hallada en 1868 por Modesto Cubillas, ha sido objeto de centenares de estudios por parte de los más prestigiosos estudiosos de la Prehistoria. Sus bisontes, caballos o ciervos pintados hace más de diez mil años son uno de los tesoros arqueológicos de la historia.

En estas primeras salas podremos visitar las terrazas fluviales en las que los hombres del Paleolítico encontraban sus materias primas. Entraremos en las cuevas y podremos ver cómo es una excavación arqueológica del Neolítico. Siguiendo la línea cronológica de las etapas históricas, el museo nos conduce hasta la Edad del Hierro. Aquí podremos contemplar distintas piezas cerámicas de arte y restos de armas del poblado de Celada Marlantes.

La Garma

Entre algunas de las exposiciones más visitadas del museo están la detallada reproducción de la galería de La Garma, una excavación que abarca etapas desde el Paleolítico inferior hasta la Edad del Hierro. La sala recrea un santuario para reunir los distintos soportes del arte inmueble del Paleolítico, tallados en asta y en hueso, o cómo vivían los antepasados cántabros en sus cabañas.

El Cincho

Ya en la etapa romana, encontramos hallazgos de los campamentos romanos de El Cincho en Campoo de Yuso y de la ciudad de Julióbriga en El Retortillo, unos asentamientos creados tras las Guerras Cántabras en los que se hallaron diversas estatuillas de deidades romanas. También hay que destacar la colonia romana de Flavióbriga, con una amplia colección de materiales como restos de armas, artesanía y objetos cotidianos como peines o ánforas.

Este ha sido un breve repaso por todas las maravillas arqueológicas que nos aguardan en el MUPAC, el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Un apasionante recorrido por distintas etapas de la historia del hombre desde la Prehistoria hasta el medievo. Una exposición con un gran número de salas que recrean, con una estupenda ambientación, cada período con piezas, escenarios de yacimientos y antiguos poblados.

Sin duda, visitar sus instalaciones es una de las citas imprescindibles si hacemos turismo por Cantabria. Es más, es una forma muy interesante de conocer la región a través de la historia de la humanidad.

Puede que te interese también Museo de Bellas Artes de Bilbao