Qué ver en La Rioja: 10 lugares imprescindibles que visitar

Una fantástica opción de turismo que te aleja de los tradicionales destinos de sol y playa es esta comunidad uniprovincial, te contamos qué ver en La Rioja. Tierra de bellos parajes y cuna de los mejores vinos nacionales, cuenta con una gran tradición a sus espaldas que podrás percibir en cada uno de los rincones y pueblos que la jalonan.

No en vano, la región ha tenido una gran importancia a lo largo de la historia de nuestro país. Varias de sus localidades fueron en su día asentamientos prehistóricos, y la mayoría de ellas nos regalan bellos paisajes gracias a lo escarpado del terreno.

Muchas de estas localidades se ubican entre valles o sobre colinas, conservando buena parte de las murallas e instalaciones defensivas que se erigían en ellas. Esto, junto a la vegetación de estas zonas donde abundan los viñedos y cultivos, te dejará a menudo con la boca abierta.

Qué ver en La Rioja

Esta es la ruta que hemos elaborado para ti con los lugares imperdibles de esta región. 

1. Monasterios de Suso

Cerca de San Millán de la Cogolla y a orillas del río Cárdenas se encuentra este monasterio, Patrimonio de la Humanidad desde el año 1997 y cuya construcción inicial data de finales del siglo VI.

La relevancia de este lugar no es solo religiosa, sino también lingüística. Y es que en él se escribieron las afamadas Glosas Emilianenses, el texto escrito en castellano más antiguo que se conserva en la actualidad. Igualmente, existen anotaciones en un primitivo euskera, por lo que se le considera la cuna de esta lengua. Además, en el monasterio habitó Gonzalo de Berceo, primer poeta conocido en castellano.

Qué ver en La Rioja: Monasterios de Suso
Fotografía de YAYImages

2. Monasterios de Yuso

A un paseo de menos de un par de kilómetros del monasterio de Suso hallarás el de Yuso. La similitud en sus nombres se debe al castellano más antiguo: suso significaba arriba y yuso, abajo.

También Patrimonio de la Humanidad, fue creado en el siglo XI para albergar los restos mortales de San Millán, hasta entonces cobijados en Suso. Poco después fue hogar de diversas comunidades de monjes benedictinos que vivieron épocas de esplendor religioso, cultural y artístico.

3. Monasterio de Nuestra Señora de Valvanera

A más de mil metros de altura sobre el nivel del mar descubrirás este monasterio dedicado a la Virgen de Valvanera, patrona de la comunidad riojana. Se ubica concretamente en Angulano, en pleno valle de la Sierra de la Demanda, rodeado de preciosos y frondosos bosques.

La talla de la virgen, que preside el conjunto, seguro que llama tu atención por su tamaño y belleza. Sin embargo, es de destacar que se desconoce la identidad de su autor, que por su estilo bizantino-visigótico parece datar del siglo IX.

Qué ver en La Rioja: Monasterio de Nuestra Señora de Valvanera La Rioja
Fotografía de phb.cz

4. Valle de Ezcaray

Gracias a su ubicación privilegiada, el municipio de Ezcaray destaca por ser uno de los más turísticos de la Rioja.

Merece la pena visitar la propia villa, de apenas 2000 habitantes, ya que atesora un bello casco histórico, numerosas opciones gastronómicas y unas gentes amables y hospitalarias. No obstante, sus alrededores son aún más bonitos si cabe. Ofrecen un sinfín de actividades, como las rutas de senderismo, la escalada, el esquí y, en general, cualquier modalidad de lo que conocemos como turismo activo.

5. Santo Domingo de la Calzada

En pleno Camino de Santiago, no deberías dejar de parar en Santo Domingo de la Calzada. Posee multitud de recursos turísticos que ver, especialmente para el turista más religioso. Pese a su pequeño tamaño la localidad tiene una catedral, la de Santo Domingo, con más de ocho siglos de historia, así como otras dos iglesias.

Con un precioso casco histórico amurallado, la villa alberga también un Parador Nacional.

Qué ver en La Rioja: Santo Domingo de la Calzada
Fotografía de Pío García

6. Sajazarra

En la Rioja Alta te aguarda otra visita obligada. Sajazarra, es un maravilloso enclave a orillas de los ríos Aguanal y Ea, gracias a cuyas aguas disfruta de extensos viñedos y de otros cultivos.

Su historia está ligada fuertemente al vino, si bien posee también un importante valor cultural y arquitectónico que podrás admirar en los restos de su muralla, además de en otros monumentos con reminiscencias renacentistas y de la época romana.

Qué ver en La Rioja: Sajazarra La Rioja
Fotografía de naticastillog

7. Briones

Siguiendo con los pueblos ligados al vino merece tu atención Briones. Destaca por su peculiar disposición al hallarse en plena ladera sobre el río Ebro. En la parte alta aún se conserva el amurallado que protegía el castillo.

Luce un curioso estilo arquitectónico, con la mayoría de sus edificios en piedra de sillería y con un marcado carácter medieval y un cierto recuerdo gótico.

Qué ver en La Rioja: Briones La Rioja
Fotografía de KarSol

8. San Vicente de la Sonsierra

Esta localidad te ofrece una preciosa imagen de la mano de su privilegiada ubicación. Se erige desde el siglo X sobre una colina junto al Castillo de Davalillo con el fin de servir de línea defensiva. De ahí hereda su recinto amurallado, uno de sus principales atractivos a día de hoy.

Como la mayoría de pueblos riojanos tiene un importante carácter etnográfico, siendo cuna de algunos de los vinos más importantes de la comarca.

Qué ver en La Rioja: San Vicente de la Sonsierra La Rioja
Fotografía de naticastillog

9. Arnedo

En el valle del Cidacos sobresale Arnedo, una de las ciudades más prósperas y activas de la provincia con sus 15 000 habitantes. Ocupada desde la Prehistoria, preserva vestigios de todas las épocas, desde su majestuoso castillo hasta la Cueva de los cien pilares o el Monasterio de Vico.

Al caer la noche te regalará una estampa impagable, cuando se iluminan sus vías y principales edificios otorgándoles una luz especial.

10. Ortigosa de Cameros

Nuevamente nos hallamos ante el caso de una localidad de origen prehistórico. Está situada en las laderas de un barranco, con dos característicos puentes que lo salvan desde hace siglos. Es precisamente esta ubicación la que hace que cuente con cuevas y simas, a dos de las cuales puedes acceder.

Pese a su tradición, es una villa modernizada que tiene un club náutico a los pies del embalse González-Lacasa, a unos mil metros de altitud en el valle alto del Iregua. Es, por ello, un lugar en el que coincidirás con los amantes del deporte y de las actividades de turismo activo.

Qué ver en La Rioja: Ortigosa de Cameros La Rioja
Fotografía de herraez

Como ves, viajar por turismo a La Rioja es una oportunidad única. Será difícil que pases más de una noche en el mismo sitio, puesto que hay centenares de enclaves que merecen ser visitados.

 

¿Quieres saber también qué ver en Navarra?