Talasoterapia

El tratamiento de los dioses

Tamara Novoa Alonso

Vilan

Agua. Ése era el antĂ­doto de HĂ©rcules. El semi-dios romano, conocido como Heracles entre los griegos, era famoso por su brĂ­o y vigorosidad. LogrĂł vencer al LeĂłn de Nemea, al JabalĂ­ de Erimanto, al Toro de Creta y todos los seres magnĂ­ficos que la diosa Era interpuso en su camino. Como paliativo, tras cada una de sus batallas, practicaba inmersiones en aguas salutĂ­feras que ayudaban a que sus mĂșsculos se relajasen y tonificasen y lo dejaban pronto para el prĂłximo desafĂ­o. Tales eran sus hazañas que muchos lo creĂ­an inmortal y acabĂł muriendo no por flaqueza fĂ­sica, sino sentimental. Al parecer fue Atenea, diosa de la sabidurĂ­a, quien le recomendĂł el uso del agua como terapia. Una prĂĄctica que ha llegado hasta nuestros dĂ­as aunque ahora el proceso sea mĂĄs sofisticado. HipĂłcrates (S.V a.c.), padre de la medicina, es considerado el precursor de lo que hoy conocemos como Talasoterapia. Con Ă©l, desaparece el concepto mĂĄgico de la enfermedad en el que se usaba el agua marina como elemento purificador del alma. Pero permanece el agua salada como elemento terapĂ©utico, recetando inmersiones y lavados para tratar dolencias comunes.

11

Agua, algas y aire son los elementos centrales de la talasoterapia. Pero, para que el resultado sea el esperado, estos ingredientes deben ser seleccionados con especial esmero. El agua debe ser marina y recogerse a 150 metros de la orilla y a un mĂ­nimo de 9 metros de profundidad. El segundo elemento, las algas, son ricas en yodo, calcio, fĂłsforo o potasio. Tras recolectarlas son deshidratadas y convertidas en polvos que conservan todos sus beneficios, cuando se vayan a utilizar se mezclan con agua de mar y se calientan a 40Âș. Y en tercer lugar el aire marino, que tiene propiedades desinfectantes con efectos sedantes y anti-estrĂ©s. Por este motivo, los centros en los que se aplican tratamientos de talasoterapia deben construirse a menos de 1.000 metros de la lĂ­nea litoral. Lo que implica que en muchos casos estos edificios estĂ©n frente al mar. De tal manera, que mientras disfrutas de un gratificante baño en alguna de las piscinas, gozas de una relajante vista al ocĂ©ano. Lo que convierte tus vacaciones saludables en idĂ­licas.

12

Un recorrido por un centro de talasoterapia podrĂ­a comenzar en la piscina de chorros donde la presiĂłn del agua propicia que nuestros mĂșsculos se relajen. A continuaciĂłn, para mejorar nuestro sistema circulatorio probarĂ­amos los cambios de temperatura combinando los baños de vapor con los de hielo. Tras un relajante baño en la piscina, como broche final del circuito y para deleite de nuestro cuerpo pasarĂ­amos a manos de los masajistas. El agua marina debe estar a 36Âș de temperatura al entrar en contacto con el cuerpo, provocando un proceso de osmosis natural. Que consiste en que el cuerpo absorbe el agua, reequilibrando nuestro organismo, gracias a que Ă©sta tiene una composiciĂłn similar al plasma sanguĂ­neo. La talasoterapia es muy beneficiosa para combatir reumatismos crĂłnicos, patologĂ­as del sistema respiratorio o circulatorio y tambiĂ©n problemas de tipo nervioso como el estrĂ©s, depresiones, insomnio y fatiga. La calidad y abundancia de agua hace de Galicia un lugar propicio para instalar centros de talasoterapia. Por ese motivo podemos encontrar varios en la regiĂłn, en sitios como Oia, A Toxa o A Coruña, centros que pueden presumir de estar entre los mejores de España.

 

2 comentarios en “Talasoterapia”

  1. Que pracer pasar unha tarde na auga de mar no centro de talasoterapia con esas fermosas vistas ao mar galego. Nestes dias de temporal o espectĂĄculo debe ser espectacular.
    Estupendo artigo e fermosas fotografĂ­as. O documental de Baiona tamĂ©n Ă© mo bo. Grazas por acercarnos cada dĂ­a un pouco mĂĄis a nosa terra e facernos ver as maravillas que esconde ao longo de toda a sĂșa xeografĂ­a.
    Un pracer!

    • Sen dĂșbida Ă© un bo plan para esta fin de semana na que a previsiĂłn metereolĂłxica prevĂ© mĂĄis choiva e vento.

Los comentarios estĂĄn cerrados.