Qué ver en Esposende

Qué ver en Esposende. ¿Estás pensando en hacer turismo por la zona y no estás seguro sobre qué debes visitar primero? No te preocupes, nosotros conocemos muy bien tanto Esposende como sus alrededores, por lo que podemos ayudarte. A lo largo de este artículo vamos a darte todos los detalles para que puedas sacar el máximo partido a tu viaje. De esta manera, una vez estés allí, tendrás la total seguridad de que estás visitando justo lo que vale la pena ver. Al acabar el viaje, habrás recorrido los lugares más hermosos y quedarás encantado con la experiencia. 

Lugares que ver en Esposende

Antes de nada, creemos que es crucial hablarte de qué visitar justo en la localidad. Es decir, vamos a mostrarte aquí los 7 puntos imperdibles que puedes hallar en el mismo Esposende, sin necesidad de salir del municipio al que has acudido.

Fotografía: Pío García

Qué ver en Esposende. Parque Natural del Litoral Norte

Cuando te hablamos de qué ver en Esposende, es preciso comenzar por aquí. ¿Por qué? Porque es un entorno protegido, marcado por sus playas marítimas y fluviales. Tiene dunas, pinares, zonas agrícolas y arrecifes que no debes perderte. Además, el río Neiva y el Cávado lo convierten en un lugar absolutamente recomendable.

Sus valores estéticos, físicos, culturales, tradicionales y naturales hacen de su visita una experiencia inolvidable.

Playa de Ofir

Qué ver en Esposende. Al sur de la desembocadura fluvial del Cávado hay una playa que, al viajar a Esposende, hay que ver. Está integrada en el parque natural del que te hemos hablado antes. Se caracteriza por unos bosques de pinos y de vegetación que da pie a unas dunas adornadas con pasarelas y aceras de acceso al arenal. Cuando hay marea baja, además, se pueden ver unas rocas naturales que emergen y que, por su forma, se suelen llamar “caballos Fão” (cavalos de Fão). Un baño en esta increíble playa es perfecto en las épocas más calurosas del año.

Qué ver en Esposende. Playa de Esposende

Emblemática área natural protegida, marcada por sus impresionantes dunas y por su peculiar fauna y flora. Muy concurrida por los amantes del kitesurf, especialmente de marzo a septiembre. ¿Qué mejor plan que ir a disfrutar del rojizo atardecer reflejado en sus aguas?

Fuerte de São João Baptista

Qué ver en Esposende. Ya te hemos hablado del río Cávado, ¿verdad? Pues bien, en la margen derecha del mismo, justo en su desembocadura, se encuentra el Forte de São João Baptista de Esposende. Es una estructura militar conservada perfectamente, pese a que fue levantada entre 1668 y 1702.

Su autoría se atribuye al ingeniero Manuel Pinto Villalobos, al que se debe la estructura de estrella irregular con garita de planta hexagonal. Debido a su excelente estado de conservación y a la posibilidad de llevar a cabo visitas guiadas muy interesantes, se constituye como un lugar que hay que ir a ver, si se pasea por las cercanías.

Museo Marítimo

Como ya habrás podido deducir a partir de nuestras múltiples referencias al mar y a los ríos del lugar, Esposende es una zona dedicada históricamente a vivir de la pesca. Esto es lo que justifica la existencia del Museo Marítimo de Esposende, que fue abierto al público ya en 2012 y que, desde entonces, ha recibido a miles de visitantes.

Está instalado en la icónica Casa do Salva Vidas, levantada en 1906. En su interior, se cuentan historias del mar, del río Cávado y de la comunidad marinera y pesquera que ha existido históricamente en el municipio.

Iglesia Matriz

Aunque la primitiva ermita, que estaba dedicada a Nuestra Señora de Gracia, se levantó en el siglo XVI, lo cierto es que esta iglesia vino a sustituirla en 1758. Se trata de una mejora, pues se compone de un edificio mucho mayor, con una nave principal abovedada, altares laterales, sacristía, dos torres de campanario y dos púlpitos.

Durante el siglo XIX recibió múltiples ampliaciones y mejoras, lo que le ha permitido alcanzar la imagen que tiene ahora, y que incluye un reloj y un impresionante órgano de tubos. Sin duda, esta iglesia merece una o varias visitas para sacarle el máximo partido.

Qué ver en Esposende. Museo Municipal

El Teatro-Club de Esposende, fruto del arquitecto Ventura Terra, es hoy el Museo Municipal del lugar, en el que se refleja todo lo que representa al lugar en el que se encuentra. Refleja la tierra donde fue creado, por lo que incluye la cultura, la artesanía, la naturaleza, la industria y el carácter propio de Esposende.

Entre otras cosas, incluye la Sala de los Azulejos, las exposiciones sobre patrimonio local, una muestra de diferentes obras culturales propias del entorno, y un claro apoyo para todos los creadores de cultura del lugar. Sin duda, si lo que quieres es conocer la parte más cultural de Esposende, este es tu museo.

Capilla do Senhor dos Mareantes

Construida originalmente entre los siglos XVI y XVII, la capilla del Señor de los Navegantes se encuentra incluida en la gran Iglesia de la Misericordia de Esposende, un conjunto de edificaciones considerado como de interés público, según el Decreto Ley 735/74.

Presenta un curioso altar en forma de sepulcro, presidido por una imagen de Cristo Crucificado, así como una talla que representa la ciudad de Jerusalém. Al lado de la Cruz, hay una escultura de san Juan Evangelista y de María, dolorida por la muerte de su hijo, en la tortura de la crucifixión.

Por su antigüedad, por su importancia en el conjunto arquitectónico del lugar y por su valor artístico, supone un lugar de obligada visita.

Lugares que visitar cercanos a Esposende

Cuando te hablamos de qué ver en Esposende, no nos estamos refiriendo únicamente a lo que está dentro del municipio, sino también a todo lo que le rodea. Por ese motivo, aquí te incluimos los 5 enclaves de los alrededores del lugar que es preciso que vayas a ver.

Molinos de Viento de Apúlia

La costa atlántica del entorno de Esposende, además de estar marcada por el conjunto de dunas que adornan sus playas, destaca también por la hilera de molinos de viento que la vigilan, como soldados de otra época. Aprovechando el viento que provenía del océano, fueron levantados hace décadas, para moler todo lo que se cosechaba en los campos de la zona.

En la actualidad, son una buena representación del pasado de Esposende, y de cómo estos vestigios de aquel entonces están ahora cargados de encanto.

Playa da Apúlia

¿Cómo dejar de recomendar esta extensa playa de arena marcada por sus afloramientos rocosos, situados al norte y su precioso muelle en el extremo sur? ¿Cómo no animarte a que seas testigo de los pasadizos de madera que permiten atravesar fácilmente el arenal para llegar al agua?

Esta playa es el ejemplo perfecto de lo impresionante de la naturaleza junto a lo agradable de los servicios para turistas. Con aparcamiento, restaurantes, bares, baños y alquiler de toldos y carpas. Con grandes olas, brisa marina agradable, arena suave y amarilla y la fuerte luz del sol tan agradable en los meses cálidos. Todo ello en un mismo lugar.

Qué ver en Esposende. Playa da Ramalha

Otro de los lugares que ver del entorno de Esposende es la playa da Ramalha. Se trata de una playa arenosa con un sistema dunar bien consolidado en el norte y otro sistema en formación en el sur. Además, al igual que ocurría con el caso anterior, también cuenta con un aparcamiento muy cómodo, por si te decides a ir en coche.

Uno de los grandes atractivos del lugar es el modo en el que se pueden practicar múltiples deportes acuáticos en su costa. Desde el surf hasta el kitesurf, pasando por el snorkel. Todo ello es bienvenido en esta playa.

Santuário de Nossa Senhora da Guia

Todos aquellos que se animan a hacer viajes por la costa de Portugal y acaban acudiendo a Esposende, nunca dejan de visitar este santuario. La razón se encuentra en que, aunque es de reciente construcción (pues data de los años 70 del siglo pasado), cuenta con un mirador que permite asomarse a la maravillosa vista del océano atlántico.

Desde ahí se vislumbra Viana do Castelo, los caminos que rodean la zona y las diferentes playas y dunas del lugar. Además, los caminos que llevan hasta el santuario están adornados con múltiples esculturas que recuerdan a otra época. Un lugar estupendo para disfrutarlo de cerca.

Qué ver en Esposende. Castro de São Lourenço

Por último, no debemos dejar de animarte a que visites el Castro de San Lorenzo. Situado a 200 metros de altura sobre el nivel del mar, sobre una colina de granito de enorme antigüedad, permite tener unas preciosas vistas de Esposende y del Monte Faro. Además, esta edificación impresiona por la atmósfera que transmite, pues recuerda a entornos de cuento, más que de la vida real. El pinar, la roca, las pequeñas ventanas de las edificaciones… Todo parece imaginado por un escritor.

En conclusión, ya sabes qué ver en Esposende cuando acudas a la zona a hacer turismo. En tu mano queda aproximarte a todos estos enclaves, donde tendrás contacto con lo más auténtico del lugar. Quedarás impresionado por todo ello, por lo que muy probablemente querrás repetir este mismo viaje en el futuro. ¡Te lo garantizamos!

Puede que te interese también Qué ver en El Algarve: lugares imprescindibles que visitar