Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Gabriel Romero de Ávila Cabezón
Fotografía: Pío García

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

De vez en cuando, se me hace necesario dejar la ciudad y volver a espacios libres. Abandonar el asfalto y visitar uno de esos rincones de verdadera naturaleza me sirve para recargar mi propia batería, frente a las rutinas, las obligaciones, el tráfico y el estrés. Cambiar la ropa de trabajo por unos vaqueros y un calzado cómodo, alejarme del humo y el ruido, y preocuparme tan solo por disfrutar de algún entorno que siga siendo puro.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Por suerte, Galicia cuenta con lugares maravillosos donde perderse, rincones bien conservados para admirar los bosques y las aves en su entorno natural. Uno de los ineludibles de entre esos rincones es Cospeito, sobre todo desde que las labores de recuperación han obrado milagros en su laguna.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Cospeito es un municipio situado en la provincia de Lugo, en la comarca de la Terra Chá, a unos 28 kilómetros al norte de la capital. La principal vía de acceso es la autovía A6 o autovía del Noroeste. Con una extensión de unos ciento cuarenta y cinco kilómetros cuadrados y una población de algo más de cinco mil habitantes, comprende veinte parroquias, que ofrecen un entorno de naturaleza muy poco frecuente. En esta zona también merece la pena visitar las diversas fortalezas y pazos históricos que todavía se conservan, así como unas impresionantes antenas construidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Pero eso será materia para otro viaje.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo
Mondo

Sin duda, la visita más importante es la laguna de Cospeito. Constituye uno de los humedales más valiosos de Galicia y seguramente en el que mejor coexiste el visitante con la flora y la fauna locales. El recorrido se hace cómodo, interesante y divertido, sin ninguna dificultad para ir con niños. Este espacio forma parte de la Red Natura 2000, entre los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), concretamente en el denominado espacio natural de «Parga–Ladra–Támoga». Recibe este nombre por estar conformado por la cuenca alta del río Miño, a donde acuden diversos afluentes, como son el Támoga y el Ladra, con su tributario el Parga. La región carece de grandes elevaciones, lo que hace que las corrientes sean lentas, plácidas y formen remansos con facilidad. Además, la tierra es arcillosa, por lo que el agua no se filtra por ella y tiende a acumularse en distintas lagunas. De estas, la laguna de Cospeito y la de Caque son permanentes, mientras que otras dependen para su formación de la presencia de lluvias, lo que confiere al lugar un aspecto vivo, siempre cambiante.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Desde tiempos históricos, el municipio estuvo marcado por el cauce de los ríos. El Támoga fluye al oeste de Cospeito y hacia el sur, cerca de la parroquia de San Xiao de Támoga, y al llegar a San Paio de Arcillá vierte sus aguas en el Miño, que luego sigue su camino en dirección sur. Esta confluencia sirve de frontera natural entre Cospeito y el vecino municipio de Outeiro de Rei. La laguna, en concreto, proviene de las aguas del río Guisande, que forma parte de dicha cuenca fluvial.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Sin embargo, estos terrenos no siempre tuvieron la misma extensión, ni gozaron de la misma protección por parte de las autoridades. En la década de 1960, una porción muy significativa de los humedales fue separada del resto y desecada para emplearla con fines agrícolas, lo que generó cuantiosos ingresos para unos pocos, sin respeto por el entorno natural. Esta decisión dañó enormemente el ecosistema, con una merma significativa de la flora y la fauna locales.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Desde comienzos del siglo XXI, la actitud oficial cambió y los distintos gobiernos se han empleado en la recuperación de la zona. La Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia declaró la región como Espacio Natural en Régimen de Protección General. Por su parte, la UNESCO protege toda la cuenca alta del Miño desde el año 2002, con la denominación de Reserva de la Biosfera Terras do Miño. Esto ha supuesto un avance radical en la conservación del entorno. Aunque la extensión de las lagunas se ha reducido de forma considerable, y esto será imposible de recuperar, la zona de Cospeito muestra hoy en día un panorama espectacular para una visita en cualquier momento del año y evidencia un impresionante trabajo de mejora por parte de las autoridades. Además, se llevan a cabo numerosas campañas de sensibilización de la población general, para poner en valor lo que se está haciendo allí y que los visitantes también colaboren en la preservación del entorno.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Merece muchísimo la pena visitar Cospeito, pero hay que entender que esto es un entorno natural y nosotros también debemos cuidarlo. Así el disfrute será todavía mayor y podrá pasar a las siguientes generaciones.
La zona muestra una importante variación de unas épocas a otras, no solo en cuanto a formación de pequeñas lagunas en la temporada de lluvias, como te decía antes, sino por la llegada de aves migratorias del norte de Europa, como el avefría. En toda Galicia, hay muy pocos lugares donde anide esta especie, y Cospeito es un enclave privilegiado por ese motivo, como ocurre con la garza, el zarapito o el pato cuchara.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Ejemplares de esas y otras especies pueden descubrirse sin mucha dificultad en sus aguas, por eso es importante acudir a esta visita con unos buenos prismáticos, pues la observación de las aves siempre debe ser respetuosa con su entorno. El lugar dispone de numerosos puestos de observación, pero por fuerza deben estar alejados de las especies, para no interferir con su hábitat. La cerceta, el ánade real o la gallina de agua son otras de las especies que se pueden contemplar en la laguna, e incluso el sisón, que es uno de los que más ha sufrido la merma de sus territorios naturales por culpa de la acción del hombre, pero del que aún podemos decir con orgullo que en España es donde se encuentra la mayor población de toda Europa. El período que va de octubre a marzo es cuando la presencia de aves se vuelve más numerosa, debido a esas migraciones.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Pero esta visita no es una cuestión solo de ellas. Las aguas de Cospeito están pobladas por abundantes peces, como la trucha común, e invertebrados como el ditisco. Y en las cercanías de las amplias extensiones de agua aparecen nutrias, ranas, culebras de agua, caballitos del diablo, cangrejos de río, corzos y jabalíes. La naturaleza en toda su maravillosa extensión, que podemos conocer de una manera respetuosa y mantenerla en el tiempo, sin agresiones externas.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

En cuanto a la flora, en esta laguna podemos encontrarnos con impresionantes bosques de robles, sauces, fresnos y abedules, que confieren a la zona un sinfín de tonalidades de verde, una sombra hermosa y vivificante y, recordemos, un hogar para muchos animales. Se calcula que el veinte por ciento de la flora amenazada de Galicia aparece en la cuenca alta del Miño, de ahí la importancia de preservarla y el valor que tiene reencontrarnos con ella, como parte fundamental de nuestra esencia, a la que los intereses comerciales han perseguido durante tanto tiempo. Por la misma razón, las autoridades buscan cuidar la flora autóctona y evitan la llegada de especies exóticas, como ha ocurrido en otras zonas.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo
Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

El recorrido en sí comienza en el propio casco urbano de Cospeito, donde puedes dejar el coche y llegar andando hasta la laguna, en un tranquilo paseo en llano de unos quinientos metros. A partir de aquí te espera una preciosa ruta circular de unos cuatro kilómetros, sin dificultad de ningún tipo ni grandes retos. La siguiente parada es el Centro de Interpretación, que también cuenta con una fuente de agua y un aparcamiento para coches, bicicletas y autocaravanas. Allí podrás descubrir paneles informativos que explican la riqueza de la zona y la historia por la que ha pasado, junto a maquetas de la región.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Desde el Centro de Interpretación arrancan varias sendas fácilmente identificables mediante carteles, que conforman una vía ideal para caminar con niños o con mascotas, o para recorrer en bicicleta. Al principio el camino está pavimentado en piedra y ofrece un hermoso mirador del mismo material, pero enseguida se interna por una hermosa vía natural rodeada de vegetación, que han formado en el verde los pasos de miles de caminantes a lo largo del tiempo. A los lados de la senda principal podrás encontrarte varios observatorios ornitológicos, casetas de madera a las que podrás subir para admirar el impresionante panorama.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo
Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Camina sin prisa, utiliza los prismáticos con la tranquilidad de observar la vida en su estado puro y a la vez sin alterarla. Las vistas son maravillosas, con bosques tupidos de miles de tonalidades diferentes, y no tendrás ganas de marcharte. Además, vale la pena la sensación de cerrar los ojos y dejarse invadir por el canto de las aves, el croar de las ranas y el sonido del aire al pasar entre las hojas del bosque. Nidos de preciosas cigüeñas, sencillos puentes de madera y altos muros de árboles tupidos que ocultan el camino del sol harán tu recorrido mucho más delicioso, con sorpresas a cada momento. Admirarás las impresionantes lagunas, pero también otras más pequeñas, si te coincide la visita en la época en la que aparecen, lo que da al territorio una vitalidad poderosa, que lucha por salir adelante frente a las máquinas y el asfalto.

Un día en la laguna de Cospeito, Lugo

Si eres como yo y de vez en cuando necesitas oxigenarte, o simplemente deseas conocer uno de los rincones más sorprendentes de Galicia y quieres que la flora y la fauna te hagan vivir una experiencia única, la laguna de Cospeito es el destino adecuado, sin duda alguna.

4 comentarios en “Un día en la laguna de Cospeito, Lugo”

  1. Fermosas fotografias que nos fan ver aos galegos e galegas pero sobre todo aos de fóra que Galicia é un país precioso, unha terra que merece a pena ser visitada e compartida.

  2. Que precioso! Nunca fui, pero tampoco sabía que lo había, por tanto y, aprovechando que es llano, he de ir a conocerlo!!!

Los comentarios están cerrados.